fbpx

Oferta EpC

Metodología EpC

Nuestros programas educativos se desarrollan a través de una metodología lúdica basada en el aprendizaje a través del juego, y se compone de tres momentos:

JUEGA / REFLEXIONA / ACTÚA

Juega

El aprendizaje activo a través del juego transforma las experiencias educativas de niñas, niños y jóvenes, y fortalece su desarrollo cognitivo, motriz, social y emocional.

Reflexiona

La reflexión es un momento que implica el intercambio de ideas y opiniones, aprender a escuchar y resolver conflictos, y hacer uso del diálogo como una posibilidad para aprender y compartir. La reflexión es un medio para analizar y dar significado a las actividades realizadas durante las sesiones de EpC.

Actúa

Finalmente, se impulsa la participación activa de niñas, niños y jóvenes para asumirse como agentes de cambio, capaces de trabajar en equipo con su comunidad y de actuar para transformar su entorno con acciones locales, que buscan alcanzar un impacto global.

Programas EpC

Actualmente, contamos con seis programas educativos que buscan formar mejores ciudadanos desde la niñez. Cada programa se centra en alguna temática emergente de relevancia social, haciendo pertinente nuestra intervención y logrando congruencia con el contexto actual. El hilo conductor en el diseño de cada programa es la metodología EpC y en cada programa se abordan de manera transversal o directa los ejes transversales:

1. Valores cívicos
2. Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU
3. Actividades lúdicas y juegos colaborativos

Deportes para Compartir se compone de sesiones lúdicas, caracterizadas por crear una situación hipotética basada en problemas reales, donde niñas y niños tienen roles, se involucran, reaccionan y adoptan actitudes, que, sumadas a un proceso guiado de reflexión, hacen que la situación vivida se transforme en un aprendizaje significativo y en acciones puntuales que niñas y niños pueden aportar a sus comunidades.

Así, las niñas y los niños se empoderan como agentes de cambio y fortalecen actitudes cívicas en el cumplimiento de sus derechos, mientras desarrollan habilidades de diálogo, reflexión y organización.

En Ciencia para Compartir, las y los participantes desarrollan habilidades y actitudes científicas como la observación, la predicción y la clasificación, las cuales vinculan con la solución de grandes retos globales.

Además, ponen en práctica valores cívicos que les permiten convertir su salón de clases en un ambiente propicio para el aprendizaje.

Al relacionarse con las distintas asignaturas y tomar en cuenta el contexto, impulsa a niñas y niños a proponer, diseñar, desarrollar y difundir proyectos que contribuyen al bienestar de su comunidad, permitiendo que se empoderen como agentes de cambio.

Mediante una metodología teatral, las y los adolescentes hacen conciencia sobre el impacto de problemáticas actuales como baja expectativa del futuro, violencia en las escuelas, inicio de la vida sexual, trabajo juvenil, situaciones familiares de riesgo, falta de autoconocimiento y aceptación.

ApC impulsa su potencial como ciudadanos activos que ponen en práctica valores cívicos. Por medio de la participación activa de las y los adolescentes y poniendo en juego su capacidad de cuestionarse su propia realidad, diseñan e implementan proyectos que involucran habilidades sociales constructivas, competencias prácticas para la vida personal, escolar y familiar; todas ellas necesarias para construir las bases de un proyecto de vida.

Iniciativas para Compartir busca promover la participación democrática y responsable de las niñas y los niños, a través de su empoderamiento como agentes de cambio, interesados en cooperar y contribuir para el bien común.

Durante el programa, los participantes desarrollan un proyecto que al ser implementado busque la resolución de alguna problemática identificada en su comunidad, bajo la premisa de que con pequeñas acciones se logran grandes cambios, es decir, actuando desde un contexto local, lograremos contribuir a logros globales.

Desde un enfoque de participación infantil, se fortalecen actitudes cívicas, al mismo tiempo que se desarrollan habilidades de diálogo, reflexión y organización para generar iniciativas propias donde los estudiantes valoran sus opiniones y su voz, y participan en votaciones por primera vez.

El contexto de globalización y el acelerado ritmo en actualización tecnológica al que nos enfrentamos, exige la transformación y adaptación del camino pedagógico que recorremos con niñas y niños, posicionando a Ciudadanía Digital como un programa pertinente y necesario.

En Ciudadanía Digital, niñas y niños viven experiencias educativas mediadas por la tecnología, principalmente.

Las actividades lúdicas presenciales y virtuales, los invitan a reflexionar en torno a sus derechos en la red, establecidos por UNICEF como e-derechos.

Como parte del desarrollo de habilidades digitales, las actividades de aprendizaje les permiten  interactuar con plataformas para crear materiales de difusión virtual, poniendo en práctica y enriqueciendo su formación.

En Finanzas para Compartir, las y los participantes desarrollan habilidades y actitudes financieras y económicas como la toma de decisiones responsables basadas en los valores cívicos para generar beneficios personales, familiares y grupales que apunten hacia la sustentabilidad.

Este programa parte del concepto de ciudadanía económica, con la premisa  “somos ciudadanos antes que consumidores”, es puesta en práctica con estudiantes de edades tempranas y en diversos contextos.

FpC promueve un acercamiento contextualizado y congruente con su desarrollo, con el mundo económico-financiero, buscando el uso eficaz de sus recursos en distintos escenarios como el escolar, familiar o comunitario.

Modelo operativo global

Para la implementación de nuestros programas educativos, contamos con distintos modelos operativos de acuerdo a los requerimientos y características de cada contexto y población beneficiada.

En cada proyecto, formamos como facilitadores a jóvenes locales recién egresados de la universidad que entienden los principales retos y necesidades de su comunidad. A través del proceso de formación, brindamos herramientas pedagógicas que les permitan capacitar y dar seguimiento a los docentes. Durante esta experiencia, las facilitadoras y facilitadores desarrollan competencias que fortalecen su desarrollo profesional y personal.

Después, las facilitadoras y facilitadores, de la mano de un equipo central, capacitan presencialmente a los docentes o educadores, quienes imparten las sesiones de los programas con las niñas, niños o jóvenes a su cargo.

El equipo EpC acompaña y asesora a los docentes/educadores periódicamente y de manera cercana para que adopten la metodología lúdica, vivan la experiencia con sus estudiantes y observen una transformación significativa en su conducta y en la construcción de un ambiente de aprendizaje favorable.

Con apoyo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, se  capacita y da seguimiento a las y los docentes durante la implementación de los programas.

Este modelo permite que podamos atender a un mayor número de beneficiarios con actividades de aprendizaje divertidas e innovadoras.

En este modelo, el equipo EpC implementa directamente los programas con niñas, niños y jóvenes.

Se elige este modelo operativo principalmente en espacios educativos o recreativos donde no existe una figura responsable de ellas y ellos (en parques o canchas, por ejemplo) o cuando se trata de una implementación intensiva que se realiza en un corto periodo.

Dona Donate