Social Network

WPML not installed and activated.

WPML not installed and activated.

Contagiando de arte a niñas y niños

¿Recuerdas esa imaginación inmensa y capacidad que tenías de niña o niño para crear mundos fantásticos en tu mente? ¿O cómo eras capaz de armar una ciudad completa hecha de envases y cajas para utilizarla como tu terreno de juego? Una vez que llegamos a la edad adulta nos volvemos más complejos y nuestra imaginación disminuye ante los compromisos y rutinas del día a día. Por ello es muy importante fomentar el arte desde la infancia y convertirlo en un hábito para toda la vida.

Si existe un medio capaz de expresar todas las emociones posibles, es el arte. A través de él somos capaces de ser y mostrar nuestra esencia y personalidad. El arte es un elemento de desarrollo y evolución. Podemos observar cómo las sociedades y sus individuos han desarrollado una ética sólida en su vida adulta gracias a la sensibilidad que les otorgó el arte.

Al ser un medio para canalizar las emociones, sentimientos, experiencias y percepciones, el arte representa un lugar clave en la enseñanza de niñas y niños, ya que pueden reflexionar y actuar sobre todo lo que les rodea en sus vidas.  El arte fomenta el progreso del pensamiento creativo, lo cual proporciona herramientas para resolver problemas y enfrentar retos que se presentan en sus vidas.

El arte favorece el aprendizaje, el compartir y la reflexión de quiénes lo realizan, así como de las personas que giran alrededor de ellos.

Es en la familia y en el hogar donde se desarrollan los primeros hábitos y gustos, por ello es muy importante fomentar la actividad artística desde temprana edad. Algunos de los beneficios del arte son:

 

  1. Fomenta la creatividad. Desde el primer contacto con el arte, niñas y niños comienzan a explorar y fortalecer su creatividad. El cerebro comienza a realizar conexiones sinápticas en ambos hemisferios. Al mismo tiempo la curiosidad nata de niñas y niños fortalece el proceso creativo, al convertirse en una actividad divertida y con carácter indagatorio.
  2. Fortalece valores como la empatía y la tolerancia. En el arte se discuten muchos criterios basados en juicios subjetivos. Comúnmente se debate sobre la belleza y la fealdad, la bondad y la maldad, entre otros. A través de la observación de distintas manifestaciones artísticas, niñas y niños desarrollan su empatía y tolerancia al darse cuenta que no existe algo bello o feo, sino que todo depende de la percepción de cada uno. Descubriendo así infinitas versiones de belleza en el mundo.  Esto les ayuda a respetar las apariencias, decisiones, gustos y comportamientos de otros sin dejarse llevar por prejuicios. Por otro lado los pequeños se vuelven más observadores y conscientes del trabajo en equipo y de la importancia de la unión para crear obras de gran valor personal.
  3. El arte aumenta el desarrollo del lenguaje. El arte ayuda a desarrollar habilidades en el lenguaje, tal es el caso del teatro, al estimular el lenguaje verbal y la coherencia del discurso. El teatro es un proceso de aprendizaje que permite desarrollar la creatividad individual y grupal, estimular la integración en conjunto a través del juego dramático desarrollado el vínculo y la confianza personal.
  4. Fomenta los vínculos sociales. A través de las actividades artísticas niñas y niños abren sus círculos sociales al relacionarse con otras personas en las clases, recitales, obras, exposiciones, entre otros. Esto ayuda en gran medida a desarrollar las habilidades sociales, las cuales son muy importantes iniciarlas desde la niñez.
  5. Explorar los roles de género. Gracias a las artes, niñas y niños pueden representar diversos personajes femeninos y/o masculinos, los cuales les ayudan a explorar su feminidad o masculinidad. Aprender a ser empáticos y tolerantes con las identidades, personalidades y nacionalidades de otros, al conocer diversos contextos culturales mediante historias y personajes.
  6. Desarrolla la responsabilidad y la disciplina. El arte fomenta la disciplina y responsabilidad al establecer objetivos a corto, mediano y largo plazo de acuerdo a los objetivos de cada programa artístico. Al tratarse de programas creativos y lúdicos, las niñas y niños se familiarizan con estos valores de manera sencilla y divertida. Estos hábitos se conservarán en la vida adulta.

 

 

Otros de los beneficios del arte en niñas y niños son que pueden manifestar sus emociones e inquietudes cuando la comunicación verbal es débil; desarrolla la capacidad psicomotriz; ayuda a la retención de memoria y estimula las emociones positivas en el cerebro.

Como padres y madres se pueden implementar actividades artísticas desde el hogar, fomentando así el tiempo de calidad y con ello el desarrollo de creatividad y empatía desde el primer círculo social. Te recomendamos las siguientes actividades para llevar a cabo en tu hogar:

 

  1. Sé tu el ejemplo. Si tus hijas y/o hijos te observan disfrutando la práctica de alguna actividad artística, también querrán ser parte de ella. Acércate a ellos y contágialos de la inquietud artística.
  2. Aliéntalos a experimentar. Desde temprana edad niñas y niños muestran sus capacidades artísticas mediante diversas acciones, como dibujar, construir, bailar, cantar, actuar. No limites ni realices juicios sobre ellas, permite que libremente exploren y expresen sus lenguajes artísticos. Platica con ellas y ellos y fomenta éste lenguaje haciendo juicios positivos y felicitándolos por sus obras. Pasea con ellas y/o ellos, disfruten de excursiones en la naturaleza que los ayuden a desarrollar su creatividad.
  3. Celebra sus ideas nuevas. Cada vez que tus hijas y/o hijos te platiquen de sus ideas, celébralas e invítalos a que ellos celebren también las de los demás, siendo empáticos con las manifestaciones artísticas de sus amigas y/o amigos.
  4. Organiza obras de teatro en familia. Pueden construir sus propias historias o hacer una adaptación de alguna existente. A través de la obra, todas y todos en la familia pueden expresar sus opiniones y/o preocupaciones actuales, reflexionar sobre retos globales o interpretar el papel de algún agente de cambio.

 

 

En Educación para Compartir conocemos los beneficios del arte, nuestro programa Arte para Compartir desarrolla habilidades sociales a través de la exploración y la creación artística para potenciar la participación crítica, empática y creativa en la sociedad.

Partiendo del teatro, como representación y metodología artística, fomentamos la reflexión y el aprendizaje que permite a los adolescentes tomar conciencia sobre retos globales actuales así como problemáticas propias de la adolescencia, tales como violencia en espacios educativos, inicio de la vida sexual, contextos familiares en riesgo, falta de auto cocimiento y aceptación. En conjunto con el teatro se busca poner en práctica los valores de EpC.

Te invitamos a dejarte llevar por la belleza del arte y el poder del juego. A experimentar con materiales, colores, personajes y guiones, a fomentar la creación artística en tu círculo personal y en tu comunidad. Existen muchas comunidades alrededor del mundo cuyos índices de violencia e inestabilidad familiar han disminuido gracias al arte. Dichas comunidades han experimentado la empatía, tolerancia y los logros de un trabajo en equipo que ha transformado varias historias y comunidades vulnerables en amigables, empáticas, creativas y colaborativas.

LEAVE A REPLY